He pensado mucho sobre si debía escribir esta entrada en el blog o no, ya que sé que lo que voy a escribir en ella no le va a gustar a todo el mundo. A algunos por que quizás les gustaría que esta entrada les dijera categóricamente que están dentro. En otros casos, porque hay personas a las que es imposible agradar, haga uno lo que haga, o incluso si no se hace también se le critica.

Después he pensado que PlanEIR nació en 2013 con la intención de servir de ayuda a lo largo del EIR en los aspectos importantes como la inscripción, la elección de plazas, y por supuesto el análisis de los resultados. Independientemente de la preparación que haya elegido cada uno. PlanEIR es un blog que escribo de manera personal, para todos los que buscan información sobre estos aspectos. Y si bien hay entradas enfocadas a dar ánimos o información más específica a los que conozco personalmente por haberles acompañado en su preparación, en días como hoy el objetivo es intentar acompañar a todos los que estáis pasando por este momento tan difícil del post EIR. Por que es muy difícil cuando uno se ha preparado con la ilusión de conseguir su plaza, estar esperando tanto tiempo con la duda de saber si mereció la pena.

Así que aquí va la entrada, para el que la quiera leer, escrita con la única intención de intentar ayudar algo a todos los aspirantes, analizando la poca información de la que dispongo mientras no se hagan públicos los resultados oficiales.

Hoy a las 00:00 conocíamos las respuestas oficiales provisionales y nos encontrábamos con la sorpresa de 5 respuestas anuladas directamente: las preguntas 4, 93, 111, 227 y 231.

Las dos últimas son de la reserva directamente, por lo que al final, de manera provisional, las preguntas que entran a baremar son desde la 1 a la 229 (salvo la 4, 93, 111 y 227).  Cuando corrijáis vuestro examen, si no lo hacéis a través de ninguna plataforma de una academia, sino con la hoja de respuestas del Ministerio, tened estos números en cuenta para que no se os despiste ninguna de las que sí entran o de las que no.

A partir de mañana y durante 3 días, se abre el plazo para impugnar las preguntas en las que consideréis que no estáis de acuerdo con la respuesta dada por el Ministerio. El 21 de Febrero se volverán a reunir las Comisiones Calificadoras para analizar las impugnaciones presentadas y decidir la plantilla definitiva. Las preguntas que consideren impugnables en esa reunión dejarán de formar parte del examen y en su lugar entrarán las siguientes de reserva, es decir, de manera sucesiva la 230, 232, 233, 234 y 235 en función el número final de preguntas impugnadas. Recordad que la 231 está anulada y no entrará a baremar, a pesar de las impugnaciones.

Cada uno de vosotros debe analizar las preguntas que le interese impugnar, teniendo siempre en mente que no hay que sacar un número de netas, sino un número de orden. Y para ello, hay que tener en cuenta varios aspectos. Voy a poner algunos ejemplos para explicarlo mejor.

Imaginad una pregunta que la mayoría tiene mal y se consigue anular. A continuación, se cogería la siguiente de reserva. Si la de reserva todos la tienen bien, las netas de todos subirán, pero el número de orden será el mismo, por lo que realmente no habremos conseguido mejorar nuestras posibilidades de elegir plaza.

Imaginad ahora una pregunta que la mayoría tiene mal y se consigue anular. Imaginad que todo el mundo tiene mal también la de reserva... Como veis, tampoco cambiaría la cosa. Pero, ¿y si resulta que esa de reserva la han fallado muchos pero vosotros la tenéis bien? Entonces es ahí cuando os interesaría mucho impugnar. Por el contrario, si las de reserva las tenéis mal, el hecho de que anulen una pregunta que tenéis bien os va a perjudicar.

Es por estos motivos por los que creo que cada uno tiene que medir bien su examen y valorar de manera individual qué le conviene. Lo que os interesa es impugnar preguntas que hayáis fallado vosotros y pocos más, siempre y cuando las de reserva las tengáis bien. Y hay que decir que precisamente la mayoría de las preguntas de reserva no han sido especialmente fáciles...

A eso hay que añadir que en este examen hay menos preguntas "impugnables" que otros años. Como ya comenté en la anterior entrada del blog, en esta convocatoria han sido poco uniformes con la dificultad: tenemos preguntas muy complejas que no estaban en los manuales y otras muy sencillas de poco estudio. Pero en todo caso, están mejor formuladas que en otras convocatorias y hay muy pocas que se puedan prestar a impugnación. También está el tema de los errores de escritura, que es lo que sospecho que esté detrás de la anulación de la pregunta número 4. Pero hay más preguntas mal escritas que no se han anulado. El criterio del Ministerio es una incógnita muchas veces. De hecho, también hay alguna pregunta como la de la orden CIN en la que todos me estáis preguntando la razón de su anulación... Ni idea! Está textual en el BOE, que lo busqué específicamente para comentar esta pregunta en la anterior entrada del blog.

Hasta la fecha, las opciones dadas por el Ministerio ante las impugnaciones han sido anular las preguntas o cambiar la respuesta correcta. No ha sucedido nunca que una pregunta anulada se haya vuelto a incluir y desconozco si legalmente esa opción sería posible. Por tanto, para las preguntas que vayáis a impugnar, explicad si lo que queréis es un cambio de respuesta (señalando la que creáis correcta), la anulación o su inclusión de nuevo (por si fuera posible).

¿Cambiará mucho vuestro número de orden con las impugnaciones? Pues va a depender sobre todo de las de reserva. Por lo que veo por las redes sociales, más o menos este año hay un consenso en muchas de las preguntas a impugnar, lo que refleja que la mayoría tenéis mal las mismas. Así que al final no va a ser tan importante que se anule una o la otra entre las que estéis valorando, sino cómo tenéis cada uno de vosotros las respuestas de reserva.

Los que tengáis por ahora un número de orden bueno en las estimaciones, podéis estar tranquilos, porque con 5 de reserva para anular, incluso aunque tengáis alguna mal, no os quedaréis sin plaza.

Pero ahora viene el dato negativo que me gustaría no tener que escribir... Este año las netas necesarias para sacar plaza van a ser más altas. Y además, estáis más agrupados con el mismo resultado de examen. Esto hace que desafortunadamente para el que tiene un expediente normal o bajo, este EIR le puede perjudicar más que en otras convocatorias.

Todos los años el Ministerio publica la media de los 10 mejores exámenes. En la tabla siguiente, podéis ver esa media, así como las netas que tenían el número 1 y el número 10. También pongo a modo orientativo otras puntuaciones, para que podamos analizar la diferencia entre los distintos puestos.



En la última columna, dejo en blanco provisionalmente el número de netas hasta tener los datos oficiales, pero la estimación es que este año van a ser mayores que en la anterior convocatoria, aproximándose más a las de la convocatoria 2013 ó 2014, en torno a las 75 netas (170 sobre 225).

Pero a diferencia de estas dos convocatorias, en las que entre el número 1 y el 1.000 había una diferencia de 16 netas, me parece que en esta ocasión esa diferencia va a ser menor. Ya lo pudimos ver el año pasado, con una diferencia de 12 netas aproximadamente entre los primeros y los últimos en elegir plaza. Y sospecho, desafortunadamente, que entre el 1.000 y el 2.000 tengamos también mucha agrupación.

¿Qué significa entonces esto? Que desde luego que los que están entre los afortunados futuros residentes, se lo han currado y se lo merecen. Pero que tenemos a muchos otros aspirantes que también lo merecían, y que se habrán quedado fuera por muy poco. La suerte (buena o mala según los casos) ha podido marcar diferencias en los puestos de abajo de la tabla. ¡Cuidado! Que no digo que quien sea residente es por suerte... sino que entre quedar el 800 o el 1.200 es fácil que haya solamente una o dos preguntas responsables de ello, a igualdad de expediente académico.

Estoy segura que si en la convocatoria 2010 en la que saqué mi plaza, hubiera habido más  preguntas de farmacología, con lo mal que se me da ese tema, mi número de orden habría sido muy diferente. Así que hay que considerar, por justicia para los compañeros que no lo han logrado, que hay más factores que influyen en el número de orden final. Los que finalmente no consigan la plaza pueden sentirse muy orgullosos de su trabajo, porque lo han hecho genial. Seguro que alguno al ver su número de orden piensa si había algo que podría haber mejorado, si no hizo lo suficiente... pues seguramente que si que lo hicisteis, pero el problema es que solamente hay 994 plazas. Y si este año no ha podido ser, ¿porqué no el siguiente? De verdad, no penséis que este examen es imposible, porque el fruto de vuestro trabajo está ahí y lo llevaréis cada día en vuestra práctica profesional. Y ahí seguirá para el próximo EIR en el que queráis intentarlo!

Para los que tenéis de momento unos buenos números de orden, lo primero es daros la enhorabuena, porque para estar ahí es necesario un gran esfuerzo previo. Las plataformas os estiman números de orden en algunos casos diferentes y además no todo el mundo corrige el examen en las mismas. ¿Qué es lo que tendréis que tener entonces en cuenta para estar tranquilos de que podéis elegir la plaza que queréis? Pues como todos los años, tendremos a muchos de vosotros en equilibrio en la cuerda floja hasta que se vayan "pasando etapas".

La primera de esas etapas es la de las impugnaciones, que como ya he comentado pueden influir dependiendo de si tenemos muchas de reserva mal. Si más o menos tenéis las de reserva bien, el número de orden solo os bajará significativamente si tenéis la mala suerte de que se anulen preguntas que vosotros tenéis bien y que la mayoría las tenga mal. Como solamente nos quedan 5 respuestas de reserva, puede que salvo casos puntuales, este año se muevan menos los números de orden que en otras convocatorias. Pero moverse, se moverán. Así que ya tenemos una primera etapa que es necesario superar para poder asegurar el resultado final.

La siguiente etapa, es el número de orden provisional que saldrá publicado el día 28 de Febrero (aunque en realidad suele salir unos días antes de lo previsto). El Ministerio sí que tiene toda la muestra de opositores, a diferencia de la academia donde hayáis metido el resultado. La experiencia desde que comencé a analizar estos datos en 2010 hasta ahora es que en las posiciones del 1 al 300 suele bajarse entre un 10 - 15%. Es decir, que un número 200 finalmente sería un 230 aproximadamente. Pero cuanto más nos alejamos del número 1, más porcentaje se suele bajar. Sobre el 800 estimado se puede llegar a bajar un 20% hasta el número 960. Teniendo en cuenta que hay 994 plazas y que un 7% se reservan para el turno de discapacidad, lo esperable es que este año la última plaza se ocupe con un número de orden real definitivo entre el 1.020 - 1.080. Para eso es necesario estar con una estimación en las plataformas mucho mejor, en previsión de ese porcentaje que ya he mencionado que se puede bajar.

Y la última etapa para saber si podemos elegir la plaza que queremos, no se supera hasta la propia elección de plazas. Cada año tenemos sorpresas en la elección. Incluso tenemos compañeros que querían hacer matrona durante todo el curso y luego deciden coger otra especialidad con tal de no salir de su Comunidad. O los que no querían matrona, pero en el último momento lo piensan mejor y no les importa irse a Tombuctú para hacer la residencia. Y muchas de esas decisiones no las sabe ni la propia persona que elige la plaza hasta que no sube al Ministerio y tiene que darle al botón del intro. ¡Así es! Algunos lo tienen muy claro, pero otros no, y las dos cosas son igual de respetables y legítimas. Por tanto, salvo que estéis entre los primeros primerísimos, no se puede asegurar de manera categórica que esa plaza de especialista de ese hospital concreto que queréis vaya a estar libre.

Os he preparado otra tabla a modo orientativo, para ver con qué número de orden se eligieron las últimas plazas de cada especialidad, comparando con el número de plazas ofertadas. Este año es probable que sea muy similar, ya que no se ha observado ningún cambio de tendencias: matrona sigue siendo la especialidad más deseada y salud mental la que menos.


Por tanto, vamos a ir superando las etapas una a una, y la que toca estos días es la de las impugnaciones. Luchad por lo que creéis que es razonable impugnar si creéis que os va a favorecer. Seguro que os enfadáis con compañeros, que no os entienden vuestros amigos cuando os encerráis en la biblioteca tratando de encontrar bibliografía... Pero seguro que más de uno de vosotros necesita sentir que sigue haciendo todo lo posible por conseguirlo.

Es una etapa agotadora. Desesperante incluso, cuando no se tiene la seguridad de tener el resultado entre las manos. Pero de todo, absolutamente todo, se aprende. Siempre sale uno más fuerte.


Nos vemos en la siguiente etapa!!!





ANA EIR. Con la tecnología de Blogger.

Datos personales

Mi foto
Spain
Enfermera. Matrona. Profesora EIR. Escribiendo simulacros para la preparación del examen EIR e intentando aportar la confianza necesaria para que vuestro objetivo no se quede en un deseo.